Juguetes Sexuales un Camino de Regreso al Placer Luego de ser Madre

Sonará ridiculo pero desde que me convertí en madre algo me pasó, mi sexualidad se durmió y el placer sexual que otrora era parte fundamental de mi vida hoy no importaba, me perdí en la leche y los pañales, y calculaba el tiempo que me quitaría de sueño cada relación sexual, me extrañaba, extrañaba ese placer sexual que el tiempo y la rutina habían sepultado en algún lugar de la palabra mamá.

Y ojo cuando digo que mi sexualidad estaba dormida no me refiero a mi pareja sino a mi misma, antes de ser madre el autoconocimiento del placer como mujer era parte de mi cotidianidad, y aunque sé que todo cambia con los hijos, mi ser mujer necesitaba que la hetera volviera, estaba apagada, fría, perdida en sombras y temores y había perdido esa chispa que te da el vivir una sexualidad libre.

Le conté este sentir a mis amigas del colegio en un desayuno y a los pocos días llegó a mi casa un regalo muy especial, en una cajita que decía Sex Shop, mis cinco amigas escribían “para que vuelvas a sentir”, eran unas bolitas chinas que no conocía, googlee para saber su función y me enteré que servía como instrumento para fortalecer el piso pélvico post parto y evitar la incontinencia urinaria y además ayudaban a proporcionar mucho placer a la mujer.

 

Asi, fueron esas bolitas chinas las que me hicieron comprender que si quería volver a sentir necesitaba volver a conectarme con mi sexualidad y que los juguetes y las novelas eróticas podrían ser mis grandes aliados.

Al principio comencé a usarlas sin decirle a mi pareja, no por vergüenza sino porque se trataba de mi proceso, al tiempo le conté y le encantó,  las bolitas comenzaron a hacer efecto, el deseo volvió a invadirme y cambié las siestas mientras mi hijo dormía por un encuentro con la mujer sensual que me habitaba, los platos y el orden esperaron un poco y mi compañero se dedicó a llevar a nuestro hijo a la plaza mientras yo devoraba novelas eróticas e iba experimentando con mi sexualidad, volví a mirar mis pechos como lugares de placer y no solo para amamantar.

Mi autodescubrimiento abrió un nuevo camino en mi vida y mi relación de pareja, volví a sentirme guapa y sensual, Netflix dejó de ser nuestro compañero de las noches y nuestras madres se quedaban cuidando a nuestro pequeño mientras nosotros dedicabamos tiempo a ir a sex shop y comprar juguetes sexuales, lencería y literatura ad hoc.

¿Por qué les cuento todo esto? Porque creo que uno de los peores errores que a veces cometemos al convertirnos en madres es anular nuestro ser mujer a veces por demasiado tiempo, y el volver a retomarlo cuesta mucho, por ello recurrir al erotismo, a la masturbación femenina, a probar juguetes sexuales para ti y para usar con tu pareja son una ventana al placer que no podemos rechazar, a veces es necesario romper tabúes para  vivir plenamente y para fortalecer y reencontrarnos con nuestra pareja y la sexualidad.

Así que si sientes que necesitas reencontrarte o conocerte en la sexualidad y la intimidad te invito a perder el pudor y visitar un sex shop, las bolitas chinas son realmente un tremendo regalo sobre todo en el post parto y los anillos vibradores para usar en pareja les hará descubrir una nueva dimensión del placer que les aseguro les cambiará la vida.

Buena travesia hacia el placer

Fuente: MAMADRE (https://mamadre.cl), Tara lectora.

¿Y tú qué opinas?

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)

WhatsApp ¡Escribinos!